lunes, 28 de marzo de 2011

Las galletas de la abuela

A veces las cosas más simples, las más sencillas... son las que mejores recuerdos te traen. Olores, sabores, sonidos... que te recuerdan a una época pasada, a un lugar concreto, a una persona... A mi me ocurre con las galletas, las galletas más simples que puedan existir, la auténtica galleta tostada, la de siempre... las que yo identifico como 'las galletas de la abuela'.



Ir a Burgos (nacía allí) y llegar a la casa de mis abuelos implicaba comer esas galletas y aunque parezca simple, que lo es, pasan los años, muchos años... cambian las circunstancias de la vida, los lugares, las personas... pero quedan los recuerdos, y esos son inamovibles. Y el mero hecho de comer esa simple galleta rememora en mi una etapa de mi vida llena de gratos, gratísimos recuerdos.




Esta ciudad mucho ha tenido que ver. Sus calles, su catedral, su río...









El Museo de la Evolución Humana, uno de los edificios más vanguardista de Burgos.



El paseo del Espolón, uno de los lugales más emblemáticos de Burgos





4 comentarios:

  1. Me gusta Burgos, una ciudad de otro tiempo.

    ResponderEliminar
  2. Burgos es una ciudad con mucho encanto, aunque mi primer encuentro con ella fue una decepción: esperaba calles en cuesta, subidas y bajadas, y encontré una planicie castellana.

    ResponderEliminar
  3. Qué historia más emotiva, qué bien expresado y que entrañable... Me ha encantado. A mi también me ocurre con frecuencia el hecho de que olores, sabores... me recuerden a una etapa o persona concreta. Enhorabuena por el blog, Silvia, está fenomenal. Te sigo. Un saludo. Laura

    ResponderEliminar
  4. Impresionantes fotos y una maravilla la historia. En mi caso por partida doble ya que tengo familia en Burgos. La ciudad me encanta y el hecho de leer tu post me ha traído muy buenos recuerdos. Enhorabuena Silvia.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...