sábado, 30 de julio de 2011

Lisboa, la ciudad de los tranvías

Sorprendente, caótica, tradicional, bella, cautivadora... así es Lisboa, una ciudad que destaca por su cálida luz atlántica. La que te atrapa y sumerge en un laberinto de barrios y calles recorridos por los numerosos tranvías que hacen de Lisboa, una ciudad encantadora.





Uno de los barrios que más me sorprendío y a la vez más me gustó fue Chiado, a medio camino entre la Baixa y el Alto. Es la zona más elegante, cultural y bohemia de la ciudad.






Junto al Chiado, está la Baixa, el corazón de la ciudad, con la Praça del Comercio mirando al Tajo.











Una visita obligada es Belém, con su Monasterio de los Jerónimos, el monumento a los conquistadores y la imprescindible y enigmática Torre de Belém.



El tranvía, esencial para los desplazamientos.  


  


Hablar de Lisboa es hablar del bacalao, la comida más típica de Portugal y qué duda cabe, del café, de sus innumerables variedades y gustos. Café 'bica', 'pingado'... cualquiera despierta los sentidos tanto por su sabor como por su aroma. El café más famoso de toda Lisboa es 'A Brasileira' en pleno Chiado, con la tradicional figura a la entrada del café del escritor Fernando Pessoa, quien solia acudir a escribir.

 


Y como acompañante al café, los dulces más tradicionales de Lisboa, los pastelse de Belém, los auténticos pasteles con receta originaria de los monjes de los Jerónimos que ha sido recuperadada y heredada por esta pastelería tan tradicional.


jueves, 21 de julio de 2011

Contando las horas...

Para viajar...




Para disfrutar del mar...




Para no mirar el reloj...





Para perderme entre bosques...





Para organizar...



Para escribir...




Para imaginar...




Para reflexionar...



Para disfrutar...

lunes, 18 de julio de 2011

Raíces de Castilla

En una de mis últimas escapadas a Burgos aproveché el fin de semana para acercarme a la Comarca de la Bureba y las Merindades. Ambas, al norte de la provincia. La belleza de sus pueblos, sus ermitas, sus majestuosos castillos y sus frondosos y verdes paisajes la convierten en una de las zonas más interesantes de la provincia, al menos, esa fue mi impresión. Entre los numerosos pueblos que tienes opción de visitar yo elegí Poza de la Sal, Oña y Frías, la considerada ruta de las raíces de Castilla. Tres villas medievales enclavadas en un entorno privilegiado.




Poza de la Sal, conjunto urbano con estrechas y empinadas calles y casas de piedra con su pecualiar entramado de madera. Este fue un denominador común en las tres villas, sobre todo en Poza de la Sal y Frías, y uno de los aspectos que más me llamó la atención, por el aire señorial que aporta a las casas y por esa inevitable sensanción de retroceder siglos e imaginarte en una época anterior de feudos y señoríos. 




  

Desde el castillo se ve una panorámica de todo el pueblo. Unas vistas impresionantes.  





La villa de Oña se ubica junto al espectacular desfiladero del río Oca. El pueblo en sí es bellísimo, en especial el Monasterio de San Salvador, pero lo que me pareció realmente increíble son sus alrededores a la vera del río.  












Frías, con su espectacular castillo y las casas colgadas que bien parece que desafían a las leyes de la gravedad. Desde el castillo, en concreto desde la torre del homenaje, se adquiere una panorámica de todo el pueblo.

















Y un último apunte de un pequeño pueblo al lado de Frías que prácticamente pasa desapercibido. El paseo por los espectaculares saltos de agua del río Molinar, en Tobera, deja imagenes tan bellas como esta. Una ermita entre las rocas y con el río de fondo.






Una pequeña muestra de la infinidad de flores y plantas que me sorprendieron durante el camino.










sábado, 2 de julio de 2011

La 'Aventura' de viajar y fotografiar

Este mes he disfrutado por partida doble con la que sin duda es una de mis mayores aficiones: la fotografía. Por tercer mes he participado en el grupo de flickr de La Vuelta al Mundo, festejando su ya tercer aniversario y por primera vez he podido desarrollar 'Aventura', la mini clase de fotografía de Jackie Rueda.
El tema del curso eran los viajes y durante una semana he tenido la puerta abierta al aprendizaje. He viajado junto a Jackie y el resto de compañeros a un sinfín de países, ciudades, lugares… que vistos desde una nueva y sorprendente perspectiva parecían otros.
He contemplado la fotografía de viajes desde una óptica completamente innovadora, con detalles, enfoques, materiales… que hasta el momento no conocía y la experiencia ha sido de lo más gratificante e inspiradora.
Una vez más, ha sido un auténtico placer disfrutar de una de las iniciativas promovidas por Jackie Rueda, una auténtica profesional de la fotografía.
Ya estoy deseando hacer el próximo viaje para poner en práctica todo lo aprendido.







El tema de 'La Vuelta al Mundo' ha sido reflejar ideas en las fotografías. Ha sido muy divertido intentar relacionar frases con imágenes.






















Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...