sábado, 29 de noviembre de 2014

Travesía navideña I: Calendario de adviento

Sé que voy un poco justa de tiempo, pero no quería dejar de pasar por aquí para enseñaros el calendario de adviento que he preparado este año a mis sobrinas. Ya va por el cuarto y cada año disfruto más, aunque este año no le he podido dedicar todo el tiempo que hubiera querido. Noviembre ha sido un mes complicadillo, trabajo, jornada intensiva de cursos, resto de tareas... Por un momento pensé que no llegaba a tiempo, pero al final decidí ser práctica. Aunque he comprado cosas, he reutilizado materiales de años anteriores, así que al final mis sobrinas tienen su calendario de adviento.
 



Una vez más he vuelto a sucumbir a la combinación del rojo y el blanco. No me imagino una navidad sin esos colores. Lo sé, soy muy tradicional pero es que me encantan y me evocan grandísimos recuerdos, me saben a tradición, hogar, familia...
Los materiales son muy sencillos y muchos de ellos los tenía de otros años. Los que he utilizados son elementos decorativos de fieltro, cuerda natural, etiquetas con motivos navideños, pinzas, washitape...





 


 


Para los números, utilicé cartulina blanca con los números impresos en rojo, y después los troquelé.


 


 


Para meter los detalles elegí unas bolsas de papel craft que compré en la reciente inaugurada Tiger donde también cogí muchos de los dulces y pequeñas sorpresas que he utilizado.
Para decorar las bolas fui alternando con diferentes motivos, adornos navideños, composiciones con washitape... Una idea sencillísima.


 


 



Lo que más he utilizado en la mayoría de las bolsas es washitape con motivos navideños. Me gusta mucho el efecto que hace.
 

  


 


  



 


Y con las bolsas preparadas solo falta llenarlas de dulces, sorpresas...


 

 




viernes, 14 de noviembre de 2014

Sofía y el otoño

Hablar de fotografía y otoño para mí son un tándem perfecto. Me parece una de las estaciones con más encanto para fotografiar. Paisajes que se tiñen de tonalidades ocres, amarillas, naranjas, verdes... Con sus hojas caídas en el suelo y sus bosques encantados. Todo lo relacionado con el otoño me apasiona. 
Cualquier parque, paraje, un pinar, un bosque... es la excusa perfecta para tener una composición ideal para hacer unas fotos bonitas de otoño. Nosotros, hacer un par de semanas, nos fuimos a buscar 'nuestro paisaje' y lo encontramos muy cerquita de Valladolid. A menos de media hora nos topamos con este precioso estanque que parecía sacado de un cuento. Un lugar perfecto para hacer unas fotos a la peque. Para completar el 'atrezzo' llevé una calabaza, unas manzanas y una manta muy otoñal y, por cierto, calentita y cariñosa como ninguna. Me la tejió mi madre hace unos años y estoy encantada.
La peque disfrutó muchísimo. He de reconocer que me lo puso muy difícil en más de una ocasión porque no os podéis imaginar el gusto que tiene por la hojas. ¿Por qué solo cogerlas, jugar con ellas, romperlas... si lo que nos gusta es comernoslas? Menos mal que llevaba a un ayudante de lujo. 







Pasamos una mañana divertidísima. Y me quedo con un recuerdo para toda la vida. Me encantó el resultado. Obviamente fotos de 'andar por casa'. Fotos sin apenas técnica pero que para mí encierran mucho valor sentimiental. Me queda un larguísimo camino en esto de la fotografía y en ello andamos. Pero por el momento me quedo con lo mucho que me hace disfrutar y los buenísimos momentos que me brinda.















lunes, 3 de noviembre de 2014

Merienda terrorífica para el día de Halloween

Hasta hace unos años Halloween era una festividad al más puro estilo americano que pasaba completamente desapercibida para mí. Todo cambió cuando llegó a la familia la primera de mis sobrinas. A partir de entonces, empecé a ver la noche de Halloween como un pretexto más para protagonizar una pequeña celebración, para hacer eso que tanto me gusta y que en parte se lo debo a mis dos sobrinas, desempolvar la caja de las manualidades y personalizar un evento... Antes me consideraba una persona con inquietudes, creativa, amante de los DIY... Pero no fue hasta que nacieron ellas, cuando realmente despuntó ese afán por crear, por imaginar, por justificar cualquier día, evento o festividad como buenísima ocasión para celebrarlo y para peronalizarlo al máximo. Halloween no podía ser menos. Así que este año, el viernes por la mañana, por si había olvidado el día que era, mi sobrina María me dijo muy seria: 'Tita, hoy es la noche de Halloween, ¿qué me vas a preparar?' Es increíble lo que te motivan y te cambian la forma de pensar y de actuar los niños, inconsciente o conscientemente te sumergen en un mundo de fantasía, de constante alegría donde el más mínimo detalle, el que antes pasaba completamente desapercibido, ahora se convierte en un motivo vital para hacer algo. Así que el viernes por la tarde nos pusimos manos a la obra y preparamos una merienda terrorífica. 


 


Fue bastante improvisado, pero sabía que con muy poco podía quedar una merienda bastante apañada. Para la comida elegí cosas sencillísimas, unas galletas en forma de calabaza, unas piruletas de chocolate, batido de chocolate, donuts... Todas son cosas que encantan a los más pequeños. Bueno, y a los que no lo somos también... que no veais el placer que supone comer donuts de chocolate con el pretexto de que están ahí porque gustan a los niños.









Decidida la comida, sólo quedaba pensar en la decoración. Para ello utilicé una tela de araña que compré en Imaginarium, unos muñecos de cuerda muy terroríficos y unos troquelados que hice con unos papeles que también son de Imaginarium y que ya tenía del año pasado.


 






 


Y para vestir la mesa, servilletas personalizadas con unas arañas muy divertidas, un mantel naranja, las habituales botellitas de cristal con pajitas de papel en tonos naranjas... La mayoría son cosas que ya tenía. Es lo bueno de ir acumulando material en cada fiesta o evento que tematizamos, o sencillamente celebramos. Y como os comentaba antes, desde que las más pequeñas han llegado a la familia, cualquier día es un buen pretexto para hacerlo.


 



 













Disfrutamos de una tarde divertidísima. Las peques lo vivieron al máximo. No os podéis imaginar lo mucho que disfrutó Sofía. La verdad es que siempre que se junta con sus primas es una fiesta total.








  
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...