lunes, 1 de junio de 2015

Proyecto 365: mayo

Por aquí ya os conté que a principios de año me sumé a un reto en Instagram que consiste en publicar una foto cada día. Termina un nuevo mes, echo la vista atrás y me siento orgullosa de tener esos recuerdos diarios que me cuentan una historia, la nuestra... un día a día, que hubiera pasado mucho más desapercibido, en el que obviamente hubiera capturado fotos pero no esas fotos, no pensando en un enfoque distinto, en un entorno más singular, en un detalle que por sí solo no dice nada pero que en nuestra rutina lo explica todo... Eso es lo que más valoro de este reto, que gracias a él me he obligado a mirar con otros ojos, a ser más creativa, a despertar el entusiasmo por fotografiar los pequeños detalles, los que hacen el día a día más especial... Como aquel en el que nos convertimos en hadas para bailar al son de La Fée, de Zaz; o esos despertares en los que dan comienzo un día que sólo con verle a ella ya empieza bien; mañanas de sábado en los que el despertar es más pausado y más disfrutado; tardes interminables de juegos, de confidencias, de ratitos a solas con ella...





En mayo sacamos los pinceles, las chalkpaint, papeles, caja de madera... y ¡voilá! preparamos un detalle muy sencillo para el día de la madre. 





Este mes nos ha dejado disfrutar de la primavera en su mayor esplendor, de entornos, paisajes... en los que a pesar de estar al lado de casa, nos hacen desconectar de todo.






Hemos disfrutado de un tiempo más que primaveral, ha habido fines de semana veraniegos y uno de ellos tuvimos la suerte de vivirlo en Cantabria, de disfrutar de la playa, pasear frente a nuestra 'casa soñada', comer junto al mar...





El baño diario, la mochila que nos recuerda escapadas improvisadas por la ciudad o el campo, con familia, amigos... esos pequeños planes espontáneos y poco planificados que terminan siendo los mejores.
En mayo hemos participado en el reto 'SoyInspiracción' de Beatriz Millán y hemos compartido nuestro rincón de lectura, ese en el que a pesar de lo que pequeña que es Sofía, ya pasamos muchos ratos eligiendo cuentos, inventando historias... escuchando sonidos de animales, viendo ilustraciones...
El mismo rincón en el que damos rienda suelta a la imaginación y destapamos la 'caja de manualidades de mamá', la que esconde washitape, rotuladores, papeles... un auténtico paraíso para ella.






En mayo recordamos una escapada a la Sierra de Francia que hicimos a principios de año y que tan buenos momentos nos trae. Lo recordamos porque salio publicada en la página de Mammaproof Un proyecto que persigue recorrer las ciudades en busca de planes para disfrutar en familia




Y seguimos en un entorno rural porque también tuvimos ocasión de pasar un día en la granja, de conocer a todos aquellos animales que vemos en los cuentos, porque, sí, los de animales son, sin duda, nuestros preferidos. 




Cuantas mañanas de domingo en el Rugby, disfrutando del ambiente, de juegos, apuntando maneras con nuestro balón que a pesar de no botar cada vez nos gusta más. 






Y mayo terminó con sabor dulce. A través del blog, visitamos una de las pastelerías más singulares de Burgos, 'Azúcar y Harina', una cuyos olores, sabores... nos evocan a la infancia y nos trae tan buenos recuerdos.

Despedimos mayo con esa sensación de haberlo disfrutado al máximo, de haber aprovechado cada segundo y lo mejor de haber inmortalizado detalles, momentos, días... que si no es por el reto hubieran pasado más desapercibidos. 
¡Bienvenido Junio! Te estamos esperando...


2 comentarios:

  1. La verdad es que es un reto difícil de cumplir porque siempre hay días complicados pero puedes sentirte orgullosa de seguirlo! una preciosidad de fotos además como siempre!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Olga. Sí, hay días complicados pero al final siempre sale la foto... y ver todas juntas es muy satisfactorio.
    Un besazo, guapa.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...